Ricotta casera rápida

Siempre lo que se hace en casa es una satisfacción, especialmente si se siguen técnicas tradicionales que nunca fallan. Una receta para aprovechar al máximo la capacidad de nuestras manos y usarla tanto en alimentos dulces como salados. La ricotta es un derivado lácteo de particular sabor, de aspecto similar al queso pero de consistencia espesa y granulosa. Aprender a preparar ricotta te permitirá no sólo disfrutar del alimento sino poder integrarlo en otras comidas o dejarlo reservado para mejor oportunidad.

Rinde: 800 gramos

Las proporciones de leche y limón que te proponemos pueden reducirse, por supuesto, pero es recomendable utilizar estas cantidades para que rinda la preparación y sea suficiente para rellenar una tarta o un postre.

Al cortarse la leche con el limón, baja el suero y sube a la superficie la ricotta.

Al cortarse la leche con el limón, baja el suero y sube a la superficie la ricotta.

Ingredientes

  • 3 litros de leche entera
  • jugo de dos limones

Preparación

  1. En una olla a fuego medio poner a hervir la leche, retirándola del fuego antes de que hierva.
  2. Agregar lentamente el jugo de limón, revolviendo en forma continua.
  3. Al cortarse la leche, quedará el suero en el fondo y la parte más consistente se irá a la superficie, es la ricotta.
  4. Retirar del fuego y colar poniendo sobre el colador una tela de gasa, por la que pasará lentamente el suero quedando la parte sólida.
  5. Luego se coloca la ricotta sobre un lienzo o paño limpio anudándolo como si fuese una bolsa y se cuelga para que se escurra bien el líquido.
  6. Dejar reposar 10 minutos la ricotta antes de usar o llevar al refrigerador.

Conservación de la ricotta

Conservar en heladera no más de cinco días, y en el freezer hasta dos meses.

Es exquisita en este tipo de postre, con helado, frutillas y salsa de frutillas.

Es exquisita en este tipo de postres con helado, frutillas y salsa de frutillas.

Se puede utilizar para rellenar pastas y tartas, o en la mezcla de preparación de pastas. Puede integrarse a recetas saladas o dulces, para combinar la elaboración de postres, y también a la hora del desayuno untando galletitas con ricotta o bien mezclándola con mermelada.