Sangría de frutas frescas

La sangría es una bebida refrescante muy fácil de preparar y con un contenido de alcohol muy bajo en relación con la mayoría de los cócteles. En esta receta, te mostramos cómo prepararla sin agregados de alcohol. La sangría es de las más famosas bebidas del verano, elegida preferentemente por turistas en las principales ciudades españolas, y por los jóvenes de todas las edades en América. Ideal para reuniones con amigos y fiestas en días de mucho calor, para sacar provecho de las buenas compañías y agradar a todos los invitados.

Para convertirla en trago largo, se procesa la fruta en una multiprocesadora y se mezcla con jugo de un limón, de una naranja, gaseosa y soda, y para quienes lo prefieren, un vaso de gin, ron o martini con mucho hielo.

Fresas, ciruelas, frutillas, uvas...las frutas que ofrezca la estación.

Fresas, ciruelas, frutillas, uvas…las frutas que ofrezca la estación.

Ingredientes

  • Frutas de estación (peras, manzanas, bananas, frutillas, duraznos, etc)
  • azúcar
  • Gaseosa
  • Hielo
  • Refresco de limón o naranja

Preparación

  1. Picar las frutas elegidas en trozos grandes como para que no sean tragados al beber un trago.
  2. Mezclar en una jarra junto a un vaso de refresco y uno de gaseosa hasta cubrir la capacidad de la jarra o recipiente.
  3. Agregar el azúcar diluída en agua tibia a punto de almíbar.
  4. Dejar macerar la fruta en el líquido en heladera durante algunas horas.
  5. Colocar el hielo a último momento, casi al servir, para evitar que se deshaga y rebaje mucho la sangría.
  6. Servir en vasos de trago largo, permitiendo que algunos trozos de fruta caigan en el vaso.
  7. Decorar cada vaso con rodajas de naranja o limón.
Las frutas deben estar bien maduras y bien frías para preparar una buena sangría.

Las frutas deben estar bien maduras y bien frías para preparar una buena sangría.

Consejitos útiles

  • Procura que las frutas y demás ingredientes estén bien fríos al momento de prepararla para que el hielo tarde más en deshacerse y la sangría no quede aguada.
  • Es recomendable que las frutas estén bien maduras para duplicar su sabor.