Cordon bleu de cerdo

La receta francesa conocida como cordon bleu con el paso de los años se ha hecho muy famosa en prácticamente todo el mundo. Este plato simplemente consiste en rellenar un filete, normalmente de pollo, con unas lochas de queso y de jamón, para luego rebozarlo en pan rallado y freírlo. Como resultado se consigue un bocado crujiente y muy delicioso.

Aunque como ya hemos dicho la manera tradicional de prepararlo es con filetes de pollo, el cordon bleu se puede hacer también con ternera e incluso con lomos de cerdo. Además este plato que es tan similar a un escalope o a una milanesa, encanta tanto a niños pequeños como a mayores, por lo que resulta perfecto para servirlo cualquier día de la semana y a cualquier hora.


Por otra parte, esta receta tan sencilla de preparar, es un clásico en el recetario de las mamás y abuelas, aunque ellas no se refirieran a estos filetes como cordon bleu. Acompañados de unas deliciosas patatas fritas, puede llegar a suponer un verdadero festín en la mesa. Anímate a prepararlo en casa y disfrútalo en compañía de tus amigos o familia.

Cordon bleu de cerdo

Ingredientes para cuatro personas

  • 4 filetes de lomo de cerdo
  • Sal y pimienta
  • 4 rodajas finas de jamón cocido
  • 4 rodajas finas de queso tipo gruyeres
  • 6 cucharadas de harina
  • 2 huevos
  • 8 cucharas de pan rallado
  • 80 mm de aceite para freír
  • 80 gramos de mantequilla

Elaboración

Lo primero que hay que hacer es limpiar los filetes de cerdo. Es importante que sean finos para después rellenarlos mejor y que no resulten muy gruesos después a la hora de freírlos. Añade una pizca de sal y de pimienta.

Si los que tienes no son muy delgados, puedes ponerlos entre papel transparente de cocina y golpearlos con un mazo o con la base de una cacerola metálica, para conseguir un grosor más fino.

A continuación se parten en dos cada filetes y se coloca una mitad del mismo, una loncha de queso, una de jamón y la otra mitad del filete. Así es la manera correcta de armar esta receta. Fija los extremos con unos palillos para que cuando manipulemos los filetes no se abran.

Por otra parte se va preparando todo el rebozado. Para ello en un plato se echa la harina, en otro los huevos que habrá que batir y en otro el pan rallado. Se pasa cada filete ya relleno primero por la harina, después por el huevo y para terminar por el pan. Para conseguir que queden más crujientes puedes volver a pasarlos por huevo y después por el pan rallado.

Calienta el aceite y la mantequilla juntos y cuando estén listos, fríe cada uno de los filetes durante cuatro minutos más o menos por cada lado y colócalos sobre una servilleta de papel para que eliminen el exceso del aceite.

En el momento de servir, quita los palillos y emplata. Para ello córtalos en diagonal para que se vea el relleno y acompáñalos de una rica ensalada o un poco de puré de patatas. También puedes servirlos junto con unas verduras al vapor.