Patatas bravas

Si te gusta el sabor picante, seguro que te va a encantar este aperitivo que además te va a llevar muy poco tiempo prepararlo, y que te va a dejar en un muy buen lugar cuando tengas invitados en casa. Además gracias a su bajo contenido calórico, puedes usar este plato como guarnición para elaborar otras recetas o como acompañamiento de cualquier verdura o carnes.

Esta clásica tapa que es tan habitual encontrar sobre todo en los restaurantes españoles, puede llegar a variar en la utilización de los ingredientes para preparar la salsa que acompaña a las patatas, pero en cualquier caso, resultará deliciosa. Y es que el sabor agradable con un toque picante y realmente sabroso, que se puede disminuir o aumentar dependiendo del gusto de cada persona, convierten a esta receta en una solución perfecta para servir en cualquier momento del día.


Aprende ahora como preparar unas excelentes patatas bravas que según cuentan, aparecieron en España durante la década de los años 60 y que tanta aceptación tiene en la actualidad. Toma nota de los ingredientes que vas a necesitar y te aseguramos que vas a conseguir sorprender a tus invitados.

Patatas bravas

Ingredientes para 4 personas

  • 6 patatas
  • Salsa brava
  • 1 litro de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

Lo primero que tienes que hacer es preparar la salsa, aunque también puedes comprarla ya elaborada. Si optas por lo primero, agrega en una sartén una pizca de aceite de oliva donde vas a dorar una guindilla, o más, dependiendo de tú gusto por el picante.

Cuando esté dorada, sácala y añade un poco de tomate frito, una cucharada de pimentón y una pizca de sal. Si lo deseas, al resultado final podrás agregar una cuchara de mayonesa.

Cuando ya esté lista, pela, lava y corta las patatas en cubos para cocerlas en agua caliente durante cinco minutos, contando desde el momento en que comience la ebullición. De esta manera vas a lograr que suelten todo el almidón a la vez que quedarán ligeramente reblandecidas.

Transcurrido este tiempo, retira del fuego y pásalas por agua fría. Escurre y reserva. Mientras tanto calienta abundante aceite en la sartén y añade las patatas para que se frían durante cinco minutos a fuego alto. Después bájalo y deja otro par de minutos.

Cuando estén doradas, retíralas y escurre el exceso de aceite. Añade una pizca de sal y emplata. Antes de servirlas, echa parte de la salsa por encima. El resto puedes servirla en un cuenco para que tus invitados se sirvan según les vaya apeteciendo. ¡Buen provecho!