Huevos rotos con jamón

Si eres un apasionado de la tortilla de patata, seguro que te va a encantar la receta que vamos a preparar hoy: huevos rotos con jamón. En ella vamos a mezclar huevos, cebollas y patatas, ingredientes que se usan en el primer plato mencionado, pero con la peculiaridad que vamos a acompañarlos de unos pimientos asados y un poco de jamón serrano.

Por otra parte este plato tan popular dentro de la gastronomía de España, permite numerosas variaciones. A los huevos rotos les puedes añadir gulas, queso, setas, pulpo, chistorra, tostas….en fin, cualquier ingrediente que se te pueda ocurrir.


La historia de esta receta se remonta al año 1846 cuando Richard Ford habla de los huevos rotos en un capítulo del libro “Gathering from Spain”, señalando que son siempre el recurso de las familias más humildes que lo solían acompañar de un poco de jamón o de tocino magro. Pero con el paso del tiempo esta receta se ha ido ganando un hueco entre la cocina más exquisita y sencilla de la gastronomía española y sin duda bien merecido.

Ingredientes

Huevos rotos con jamón

  • 1 kg. de patatas gallegas
  • 6 huevos grandes
  • 2 cebollas
  • Sal y pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 5 lonchas de jamón serrano
  • 4 pimientos del piquillo asados
  • Perejil picado fresco

Elaboración

El primer paso será pelar las patatas y lavarlas en agua fría. A continuación se cortan en rodajas de aproximadamente, medio centímetro de espesor. Se secan con papel absorbente y se reservan.

Si lo prefieres las puedes cortar también en tiras, ya que el resultado es muy parecido, aunque eso sí, menos vistoso en el momento de presentarlo.

En una sartén se caliente el aceite de oliva y cuando esté bien caliente, se agregan las patatas y se fríen durante unos 10 minutos aproximadamente. Se retiran con una espumadera y se escurren bien. Se salpimentan y se reservan.

Es muy importante que no queden cocidas ni demasiado crujientes. Para ello habrá que ir pinchando para saber cuando están en su punto.

El siguiente paso serán preparar una cebolla caramelizada. Para ello se deja tan solo un poco del aceite con el que se han frito las patatas y en el mismo se añade la cebolla. Cuando comienza a soltar agua, se sube la temperatura hasta que se dore.

En el momento en que esté lista se baja el fuego y se salpimenta, removiendo durante 5 minutos con una cuchara de madera. Agrega una cucharada de miel y remueve hasta que se caramelice. En el momento en que la miel se quede pegada a la cebolla, se saca de la sartén.

En la misma sartén se fríen los huevos con 1 cuchara de aceite sin que lleguen a cuajarse y con la yema siempre líquida. Se agregan las patatas y la cebolla y se rompen los huevos con una cuchara de madera.

Se colocan todos los ingredientes en una fuente y en el momento de servir, puedes adornarlo con unas tiras de pimientos de piquillo al ajillo y por supuesto, con las lonchas de jamón serrano. Para terminar se echa por encima de todo un poco de perejil picado fresco y se sirve inmediatamente todavía bien caliente.