Fruta confitada casera

Usa la fruta que mas te guste

La fruta confitada, es muy utilizada en repostería, sobre todo en época de navidad para preparar pan de navidad, queque de fruta, panettone o para decorar galletas. Esta receta requiere de tiempo, pero queda fantástica.

Tiempo aproximado de preparación: 60 minutos

Rinde: 800 grs

Ingredientes

  • 1 kg de fruta
  • 1 kg de azúcar
  • ½ lt de agua

Preparación

Escoja fruta en buen estado y pequeñas; Cerezas, ciruelas, peras, cascara de naranja y de limón, sandía, manzanas, papaya, duraznos.

Pinche cada fruta 5 o 6 veces en diferentes sitios. Remoje en agua, cambiándola 3 veces al día por dos días. Las cortezas de naranja y limón, cuézalas en agua durante 30 minutos para ablandarlas. Una vez listas, deje escurrir.

Pique las frutas que confitará en trozos de 1 x 1 centímetros. Colóquelas en una olla profunda tapadas con agua, cocine a fuego primero lento y luego súbalo, para que se calienten de a poco, pero que no hierva. Cuando las frutas comiencen a flotar, baje el fuego y sáquelas con una espumadera.

Póngalas en un bol con agua fría para detener la cocción y luego escúrralas. Bote el agua. En otra olla ponga con el ½ litro de agua y el kilo azúcar. Cuando el azúcar esté disuelto, agregue las frutas hasta que den el primer hervor. Retírelas y colóquelas en una bandeja, de tal forma que no queden muy juntas para que no se peguen entre sí.

De otro hervor al almíbar y vacíelo sobre las frutas, déjelas así hasta el día siguiente. Cuele el almíbar y vacíelo en una olla, reserve las frutas. Ponga a hervir el almíbar y eche las frutas. Cuando vuelva hierva de nuevo, saque las frutas.

Vuelva a ponerlas en la bandeja y repita la operación, hasta que las frutas absorban todo el almíbar. Cuide durante la cocción, que el almíbar no se acaramele.

Una vez terminado el proceso, coloque las frutas en una rejilla y seque en el horno precalentado y apagado, de vuelta las frutas para que se sequen por todos lados. Si el horno se enfrío y aún las frutas no están secas, saque la rejilla con las frutas vuelva a precalentar y a apagar el horno y coloque nuevamente las frutas a secar. Repita las veces que sea necesario hasta que las frutas estén completamente secas, cuide que no se doren.