Fondue de queso

El secreto de una buena fondue, es prepararla en un bol u olla hasta que el queso se funda. Recién allí se la pasa a la fondue que debe tener una llama pequeña para que el queso no se queme.

Para darle más gusto a la fondue de queso, se puede utilizar vino blanco dulce en lugar de leche, y lo más interesante es que se puede bañar en la fondue todo lo que imaginemos; desde salchichas y trozos de carne de vaca o pollo ya cocidos, a frutas como frutillas o ananá.

Tiempo estimado de preparación: 2 horas y media

Este plato rinde para 6 personas

Ingredientes

  • 500 gramos de queso fontina
  • 3 yemas de huevo
  • 1 y ½ vaso de leche
  • 50 gramos de manteca
  • Pan francés tostado
  • Pimienta blanca a gusto
  • Frutas
  • Trozos de carne de vaca o pollo cocidos y cortados en pequeños bocados
  • Trozos de vegetales cocidos al vapor.

Preparación

Quitar la cáscara al queso, cortarlo en láminas finas y colocarlo en un bol. Cubrirlo con la leche, mezclar, tapar y dejar reposar por 2 horas.

En el momento de preparar la fondue, disolver la manteca en una olla. Agregar el queso con la leche y ponerlo a fuego muy lento o a baño de María hasta que todo el queso se funda, sin dejar de revolver preferentemente con cuchara de madera.

Una vez que se obtenga una especie de crema, añadir las yemas de a una, mezclando bien para incorporar. Así obtendremos una crema suave de color amarillo que se perfuma con la pimienta. Pasar la crema al recipiente de la fondue, que debe tener una pequeña llama constante pero baja. Llevar todo a la mesa con los agregados en pequeños bols para que cada comensal se sirva a gusto.