Receta de ensaladilla rusa

Hoy vamos a preparar una rica ensaladilla rusa, una receta ideal para los meses de verano que resulta muy sencilla de preparar, y que se puede consumir tanto a la hora del aperitivo, como primer plato a la hora de la comida o incluso como un único plato y muy refrescante a la hora de la cena. ¡Tú decides!

Este receta mítica de casi todos los bares, así como de nuestras abuelas, puede prepararse de mil formas diferentes, ya que admite muchos ingredientes que se van a agregar o eliminar en función de los gustos de los comensales. Ya hemos dicho que es una receta muy veraniega, aunque lo cierto es que en cualquier época del año viene bien tomarse un plato de esta peculiar ensalada. En cuestión de calorías….lo mejor es olvidarse por un día de ellas y disfrutar de la ensaladilla rusa.

Su origen, como su propio nombre indica, es ruso y se debe a un cocinero francés conocido como Luicen Olivier, que durante el siglo XIX elaboró este plato basándose en ciertas elaboraciones eslavas. En él incluía carne de ave, mariscos, venado, e incluso carne de oso, de esturión y caviar. Aunque esta receta se perdió, lo cierto es que una más parecida a la actual traspasó fronteras consiguiendo convertirse en la famosa receta de hoy en día.

Ensaladilla rusa

Ingredientes

  • 500 gramos de patatas
  • 2 zanahorias
  • Un bote de guisantes
  • Pepinillos
  • Aceitunas verdes
  • 2 latas de atún
  • 200 gramos de gambas
  • 2 huevos cocidos
  • Pimientos morrones

Para la mayonesa casera

  • 300 ml de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • Sal
  • Limón o vinagre

Elaboración de la ensaladilla rusa


Hay que comenzar cociendo los huevos, las zanahorias y las patatas. Una vez esté todo cocido, se pican todos los ingredientes al tamaño preferido de cada uno, aunque lo cierto es que es preferible cortarlos más pequeños ya que el plato quedará más suculento.

Por otro lado se va haciendo la mayonesa casera. Para ello en un vaso de batidora se añade el aceite, los huevos crudos, una pizca de sal y un chorro de limón o de vinagre, como se prefiera. Se introduce la batidora en el vaso y se comienza a batir muy lentamente de abajo hacia arriba para que no se corte. Si notas que la mayonesa se queda muy líquida, se puede añadir un poco más de aceite mientras se va batiendo muy despacio.

Para que no se corte la mayonesa en el momento de hacerla, es recomendable que los huevos que se vayan a utilizar no estén demasiado fríos.

Una vez está todo listo se mezclan todos los ingredientes junto con la mayonesa en una fuente y se decora. Para ello utiliza unas tiras de pimientos morrones, unas rodajas de huevo cocido y unas aceitunas cortadas por la mitad que colocarás por encima de la ensaladilla.

Introduce la fuente en el frigorífico y espera a que se enfríe antes de servir. Acompaña con un trozo de pan y ¡a disfrutar de este exquisito y sencillo plato!