Muslos de pollo a la coca cola

Hoy os vamos a presentar una receta que aunque no seas un experto en cocina, vas a poder preparar fácilmente ya que prácticamente se hace ella sola. Lo único que vas a tener que hacer es vigilar mientras se elabora para comprobar cuando la coca cola se convierte en la salsa que estamos buscando. Con este plato te aseguramos un éxito rotundo, y aunque en esta ocasión vamos a prepararlo con unos muslos de pollo que van a quedar muy sabrosos y tiernos, puedes elaborarlo con otras partes del pollo como las pechugas o contramuslos.

Lo cierto es que a este tipo de carne le vienen bien prácticamente todo tipo de salsas, ya que al tener un sabor muy suave, se puede jugar con ingredientes dulces, salados o ácidos. Pero si quieres dar a tus platos un toque especial, te recomendamos que lo prepares con este refresco para conseguir una impresionante combinación de olores y de sabores.

Por otra parte todos sabemos lo difícil que a veces resulta encontrar recetas con las que los más pequeños de la casa se chupen los dedos. Pues además de que el pollo suele ser uno de los platos favoritos de ellos, si les das a probar esta receta con coca cola, va a serlo mucho más. ¡Toma nota!

Muslos de pollo con coca cola

Ingredientes para dos personas

  • Ocho muslos de pollo
  • Media cebolla
  • 1 lata de coca cola
  • 1 vaso de caldo de pollo
  • 3 cucharas de ketchup
  • Aceite de oliva
  • Pimienta y sal

Elaboración

En una cacerola grande se caliente un chorro generoso de aceite de oliva a fuego medio. Cuando esté caliente se añaden los muslos de pollo previamente salpimentados y se fríen durante unos minutos hasta que empiecen a tomar color por todos sus lados. Es aconsejable tapar la cacerola para evitar posibles salpicaduras de aceite.

A continuación se añade la cebolla picada en trozos muy pequeños y se continua cocinando con cuidado de que se no peguen los ingredientes a la cazuela. Para ello tendrás que remover de vez en cuando. Cuando la cebolla esté tierna se añade el ketchup, el caldo de pollo y la coca cola. Se vuelve a remover y se sigue cocinando hasta que se reduzca el líquido, pero esta vez sin tapar la cacerola.

Si quieres endulzar la salsa, puedes añadir en los últimos minutos de la cocción, un par de cucharas de miel. Así conseguirás una combinación salada-dulce que resultará deliciosa.

Cuando los muslos de pollo estén bien dorados y el caldo sea una salsa caramelizada, sabremos que el plato está listo, por lo que se podrá retirar y acompañar servido por ejemplo de un rico arroz blanco cocido o una buena ensalada.