Budín de pan (con ralladura de limón)

El budín de pan es un plato dulce que se prepara con las sobras de pan por lo que resulta muy económico. Además es muy versátil, ya que puede variar su forma de prepararlo, sus ingredientes e incluso su presentación.

Este receta sacada del “cajón de la abuela”, solamente pone como condición contar con pan que no tenga hongos ni mal olor, ya que da lo mismo si está muy duro, si es de hace muchos días, si es fresco o incluso con la harina que se haya fabricado, ya que al hidratarlo con la leche, siempre va a servirnos.

Algunas recetas pueden llevar clavo de olor, nuez moscada, esencia de vainilla, canela, dulce de leche e incluso crema pastelera. Hoy en concreto vamos a utilizar ralladura de limón. También se puede preparar con consistencias diferentes, pudiendo hacer un postre rústico aplastando el pan solamente con las manos, o hacerlo como en este caso, con una consistencia muy suave parecida a la del flan. ¡Aprende cómo hacerlo nuestro particular budín de pan!

Budín de pan

Ingredientes necesarios

Para el budín de pan:

  • 300 gr. de pan
  •  1 l. de leche
  • 250 gr. de azúcar
  • Ralladura de 1 limón
  • 3 huevos

Para el caramelo:

  • 1 taza de azúcar
  • 1/2 taza de agua

Elaboración


Se corta el pan del día anterior en trocitos y se coloca junto con la leche, que debe estar templada, en la licuadora, para que se hidrate durante media hora, tiempo que vamos a invertir para hacer el caramelo.

En una cacerola que se antiadherente se pone un vaso de azúcar y en otro cazo se pone a hervir medio vaso de agua. Cuando el azúcar esté derretida por completo, se retira del fuego y se agrega el agua hirviendo, revolviendo perfectamente hasta que ambos ingredientes estén integrados totalmente. Después se deja enfriar hasta que el caramelo esté líquido.

Se coloca el caramelo en el molde en que se va a cocinar el budín, asegurándonos de que cubra perfectamente el fondo y los bordes. Transcurrida la media hora de reposo del pan y la leche, se licuan ambos ingredientes hasta conseguir una crema fina.

Si se desea notar pedazos de pan a la hora de comer el budín, se puede licuar menos, eso es cuestión de gustos.

Cuando se ha conseguido la consistencia deseada se agregan los huevos y el azúcar y se vuelve a licuar. Por último se añade la ralladura del limón y se termina batiendo otra vez. La mezcla se coloca en el molde bañado con el caramelo y se tapa con un poco de papel de manteca, cuya función va a ser que el budín no se seque. Se coloca el molde en un placa para el horno con agua y se pone a cocinar el budín al baño María, a 160º durante una hora. Se desmolda y se deja enfriar antes de servirlo.

Resulta perfecto para acompañar con un poco de crema o dulce de leche. Se puede adornar también con frutas en almíbar como melocotón, naranjas, peras, fresas, etc.