Tortilla de gambas

Las tortillas siempre son un plato muy socorrido, especialmente porque resultan muy sencillas y rápidas de preparar y porque admiten infinidad de variedades, resultando deliciosas cualquiera de ellas. Aunque la tortilla francesa y la de patatas puede que sean las más conocidas, lo cierto es que en la actualidad se puede elegir entre un amplio abanico de tortillas con formas e ingredientes diferentes.

Aunque el consumo del huevo ha sido muy cuestionado durante los últimos tiempos, lo cierto es que se ha comprobado que consumir un huevo al día es bueno para el organismo, especialmente el de las mujeres embarazadas y que están dando el pecho, ya que gracias a sus altos niveles de colina resulta beneficioso para el sistema nervioso del feto y para prevenir defectos en el mismo.

En este caso vamos a aprender a preparar una tortilla con gambas, un plato ideal para consumir a la hora de cenar y que tendrás listo en apenas quince minutos. Si optas por una cena ligera a la par que saludable, prueba a cocinar esta tortilla y acompañarla de una ensalada o de unas verduras al horno. Continua leyendo y descubre cómo hacerla.

Tortilla de gambas

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 8 Gambas
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorro de aceite

Elaboración

En primer lugar habrá que pelar las gambas, retirándoles muy bien todos los bigotes. Se colocan en un plato aparte a la espera de poder utilizarlas. Otra opción, siempre que las gambas sean frescas, es freírlas enteras, incluso con la cabeza, en una sartén con un chorro de aceite y el diente de ajo pelado y cortado en láminas finas. Cuando estén listas se sacan, junto con el ajo, y se espera a que se enfríen antes de pelarlas. Reserva el aceite en el que has frito los dos ingredientes.

A continuación se cascan y se baten los huevos añadiéndolos una pizca de sal y se mezclan con las gambas fritas bien escurridas para que no tengan exceso de aceite, peladas y cortadas en trozos pequeños.

Si quieres que la tortilla te quede mucho más esponjosa, prueba a echar un chorrito de leche en los huevos a la hora de batirlos. Notarás la diferencia.

Se vuelve a calentar el aceite que se había reservado en el que se habían frito las gambas y el ajo, y se echan en el mismo las gambas con los huevos. Se remueve con la ayuda de una espátula de madera, pero solamente al principio para permitir que se cuaje correctamente por un lado. Cuando ya esté cuajada, se da la vuelta con la ayuda de un plato para que cuaje también por el otro. A continuación apaga el fuego y deja que la tortilla reposa en la sartén durante unos minutos.

A la hora se servirlo se hace cuando la tortilla esté todavía bien caliente. Si lo deseas puedes adornarla con una pizca de perejil picado. Este plato es ideal para servir junto con una rica ensalada verde o del tipo que más os guste. ¡A disfrutar de una cena saludable!