Seis técnicas de cocina

Técnicas antiguas

En esta ocasión, hablaremos de seis técnicas de cocina, las que les ayudarán a mejorar o facilitar la preparación de algunas recetas. Espero que les sean útiles.

Cómo forrar un molde

Hay que trabajar la masa con mucho cuidado para evitar que se estire. Enrollar la masa en un rodillo, colóquelo encima del molde y desenrolle la masa con mucho cuidado.

Con una bolita hecha con la misma masa, presione las paredes del borde para que se marquen los pliegues. Pase el rodillo por el borde del molde de manera que se corte la masa y poder retirar la masa sobrante.

Por último, pinche varias veces la masa que cubre el fondo del molde, esto permitirá que el vapor escape por los orificios durante la cocción y evitará que la masa se infle. Si el relleno es muy líquido, ocupe la siguiente técnica.

Cómo pre-cocer una masa que luego rellenaremos

Corte un circulo de papel mantequilla del tamaño del fondo del molde, una vez que tenga el molde forrado con la masa, tape el fondo con el papel, reparta sobre el porotos hasta cubrir. Hornear según indique la receta o hasta que esté firme. Retire el papel, listo para rellenar. Esto evitará que la masa se infle.

Cómo asar los pimientos

Pre-caliente la parrilla y corte los pimientos en mitades, retire las semillas y las membranas centrales. Asar hasta que en la piel se ampolle y se queme, no demasiado. Dejar enfriar en una bolsa plástica, cuando estén fríos pelar.

Cómo refrescar las verduras

Cueza las verduras en agua hirviendo hasta que estén tiernas. Sacar del agua e introducir en un bol con hielo, interrumpiendo la cocción. Extráigalas del bol y escurrir. Las verduras quedarán brillantes.

Cómo lavar los puerros

Lavar bajo la llave con el agua corriendo, para eliminar los restos de tierra. Separe las puntas para que el agua circule bien entre las hojas.

Cómo pelar fácilmente los tomates

Con un cuchillo afilado, hacer una pequeña cruz en la base de los tomates. Colocar en un bol con agua caliente durante 10 segundos. Retírelos y sumérjalos en un bol con agua helada. Retire la piel, comenzando por la cruz.