Salsa de dulce de leche

Uno de los postres tradicionales más ricos e irresistibles por excelencia es el dulce de leche. Conocido en los supermercados de todo el mundo, su sabor suave y delicioso es cada vez más elegido por quienes quieren disfrutar de hacer con sus propias manos un postre artesanal. o simplemente untarlo con deleite a sus tostadas a la hora del desayuno. Para enriquecer de sabor tus tortas, tus postres y helados sin remordimiento, te sugerimos esta salsa que se basa en el dulce de leche original, ya sea casero o comprado en el comercio.
Se trata de una especie de leche espesa y caramelizada que se suele utilizar como complemento de otros postres, que obtienen con él un toque distinto por su textura y su sabor diferente. Una verdadera tentación gastronómica.
La textura del dulce de leche facilita el trabajo de convertirlo en salsa en pocos minutos.

La textura del dulce de leche facilita el trabajo de convertirlo en salsa en pocos minutos.

Rinde: 400 gr de dulce de leche casero o 3 tazas de salsa de dulce de leche.
Tiempo de cocción: 1  hora aproximadamente para el dulce de leche casero.
Tiempo de preparación de la salsa: 5 minutos (no lleva cocción)

Ingredientes para el dulce de leche casero

  • 1 litro de leche entera
  • 250 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de manteca
  • 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla

Ingredientes para la salsa de dulce de leche

  • 1 pote de crema de 200 cc
  • 1 pote de 400 gr dulce de leche (casero o el que se compra en los supermercados)
  • 2 cucharadas de licor de café
El helado combina en forma exquisita con el dulce de leche en su textura original o en salsa.

El helado combina en forma exquisita con el dulce de leche en su textura original o en salsa.

Preparación del dulce de leche

  1. En una olla introducir la leche y dejarla hervir a fuego medio.
  2. Cuando hierva, bajar el fuego y añadir el azúcar sin dejar de remover para evitar que se queme o que se pegue.
  3. Mezclar bien hasta que el azúcar esté bien disuelto y luego agregar la esencia de vainilla y el bicarbonato de sodio.
  4. Seguir removiendo a fuego bajo con cuchara de madera para que no se pegue, sin permitir que hierva el dulce de leche. Poco a poco se irá evaporando el agua contenida en la leche, y al resumirse el líquido el dulce de leche se irá espesando, con lo cual veremos el paulatino cambio de color hasta alcanzar el amarronado característico de este postre.
  5. El dulce se hará cada vez más espeso, por eso no dejar de remover para evitar que se hagan grumos o se pegue al fondo de la olla.
  6. Cuando se logre la consistencia adecuada, mínimo una hora, retirar del fuego y seguir removiendo 10 minutos más hasta que se enfríe medianamente. Veremos cómo se espesa aún más.
  7. Retirar del fuego y mezclar con la manteca para que le dé brillo.
  8. Esterilizar frascos de vidrio herméticamente cerrados y guardar en ellos como si fuera una conserva. Si fuese guardado en heladera sin envasar, su conservación será aproximadamente de dos semanas.
La salsa de dulce de leche se desliza suave y ligeramente derramándose de forma sugerente y decorativa.

La salsa de dulce de leche se desliza suave y ligeramente derramándose de forma sugerente y decorativa.

Preparación de la salsa de dulce de leche

Colocar la crema, el dulce de leche y el licor en una licuadora y licuar hasta obtener una salsa suave y ligera. Guardar dos horas en heladera y servir acompañando helado o como salsa para frutas frescas.

Secretitos

  • Si a primera vista tu dulce de leche parece algo grumoso, como si se hubiese cortado, puedes darle un toque con la minipimer para movilizar la mezcla.
  • No aumentar la cantidad de  esencia de vainilla (1 cucharadita), para evitar que se desvirtúe el sabor del dulce de leche.
  • Si en algún momento nuestro preparado comienza a hervir, retirar del fuego unos segundos hasta que disminuya su volumen, y luego volver a cocinar.
  • Para saber cuándo está terminado, colocar un poco en un plato y  ver que no se una al pasar el dedo.Esta fácil receta requiere de paciencia, ya que lleva tiempo conseguir la textura y color original, siendo la integración de los ingredientes un proceso muy lento.