Pollo al limón

En esta ocasión vamos a preparar un jugoso pollo con limón, una receta que se puede acompañar por ejemplo, con un poco de arroz blanco cocido o con unas patatas doradas en el horno, aunque en cualquier caso puedes elegir cómo acompañarlo dependiendo de tus gustos y de los de toda tu familia.

Este plato tan simple de preparar y que en menos de una hora tendrás listo, es seguro una apuesta ganadora a la hora de poner en la mesa. Si eres un apasionado de los restaurantes chinos, y en especial de esta receta, a partir de hoy vas a poder prepararla en tu casa con unas simples instrucciones.

Además el pollo es un alimento muy saludable, recomendado por nutricionistas y médicos en todo el mundo. Por otra parte es una de las carnes blancas que más se consumen por su versatilidad dentro de la cocina, por su aporte nutricional ya que es rico en proteínas y muy bajo en grasas y por su buen precio. Y por si fuera poco, su sabor suave y su tierna textura hace de este ingrediente una opción perfecta para ofrecer a los más pequeños de la casa. ¡Apunta!

Pollo al limón

Ingredientes para 4 personas

  • 4 cuartos traseros de pollo
  • 4 limones
  • 4 patatas
  • ½ cebollino
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimienta
  • 1 pizca de tomillo
  • 1 cucharadita de sal

Elaboración

Comienza preparando el zumo. Para ello exprime los limones y reserva para posteriormente utilizarlos como aderezo de este plato y lograr que el pollo nos salga mucho más jugoso. A continuación lava el pollo y sécalo con papel de cocina absorbente bien. Mételo en un bol con el jugo de los limones y deja que macere durante aproximadamente, una hora.

Pela las patatas y lávalas. Después córtalas en rodajas finas y mientras tanto pon el horno a calentar a 180º C. Pon las patatas en una fuente de horno y sobre ellas el pollo. Encima de ambos ingredientes distribuye el cebollino cortado el pequeños trozos.

Mete en el horno la fuente y deja que el pollo vaya cogiendo color durante quince minutos aproximadamente. Transcurrido este tiempo, abre el horno, salpimenta, echa un poco de tomillo seco y coloca por encima unas rodajas de limón. Vuelve a introducir la fuente otros treinta minutos más.

Cuando haya pasado este tiempo, saca la fuente del horno y reparte el pollo con salsa de limón en platos individuales, junto con la guarnición que hayas elegido para este plato. ¡Buen provecho!