Peras al vino dulce

Aprende a elaborar un postre muy fresco y dulce que además no resulta nada pesado, y que se puede consumir como postre o como una deliciosa merienda. La receta de hoy: peras al vino dulce, se elabora en distintas zonas del mundo desde hace varios siglos, cuando se utilizaban todas las frutas que se tenían a mano antes de que se estropearan. Así apareció esta receta de fruta que se mezcla con vino y con azúcar.

Y si hay una zona típica en la que se elabora este postre, es en Borgoña, en Francia, donde se elabora este famoso vino, aunque hay que decir que las peras que se preparan con vinos españoles como puede ser El Rioja o el Vega Sicilia, también resultan deliciosas. Descubre los pasos a seguir para preparar fácilmente, e incluso con antelación, esta receta que te enamorará por su sabor, pero también por su olor.

Ingredientes

  • 6 peras
  • 100 gramos de azúcar
  • 750 ml. de vino dulce
  • Piel de naranja
  • 6 clavos de olor
  • 2 palos de canela
  • 2 flores de anís
  • 4 vainas de cardamomo

Preparación de las peras al vino dulce

El primer paso será pelar las peras dejándolas solamente con su rabillo. Lava la naranja y corta su piel con la ayuda de un pelador de patatas, evitando toda la parte blanca de esta fruta, ya que si no le otorgará al plato un sabor amargo.

En una cacerola echa el vino dulce que hayas elegido, la piel de naranja, las especias y el azúcar. Pon a cocer todo junto a fuego medio removiendo ligeramente. Finalmente incorpora las peras peladas.

Con papel de horno recorta un círculo del diámetro de la cacerola que vayas a utilizar, y coloca la zona más brillante cubriendo dentro de la olla las peras. Este pequeño truco va a evitar que tengas que dar la vuelta a las peras, ya que se cocerán por todos los lados perfectamente.

Deja que se cocinen durante 20 minutos a fuego medio aproximadamente o hasta que estén bien tiernas las peras. Cuando estén listas se retira del fuego la cacerola y se reservan las peras en un tupper. Mientras deja que siga cociendo las especias, con la piel de naranja y con el vino, durante unos 20 minutos más.

Después de este tiempo podrás comprobar que el vino se habrá reducido ligeramente, convirtiéndose en un almíbar ligero. Cuando eso suceda, se apaga el fuego y se echa en el tupper con las peras el resultado, eso sí, habiéndolo pasado por un colador previamente.

Deja enfriar todo a temperatura ambiente y después tápalas y mételas en el frigorífico hasta el momento en que vayas a consumirlas. Puedes prepararla incluso con varios días de antelación. A la hora de servirlas echa un poco de la mezcla del vino por encima de ellas y ya las tendrás listas para disfrutarlas. ¡Qué aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *