Milanesas de pollo

Unas ricas milanesas de pollo, jugosas y muy crujientes, es una de las recetas que puedes preparar en tu casa en cualquier momento y que te va a llevar muy poco tiempo, y a la que nadie va a poder resistirse. Puedes acompañarlas de unas patatas fritas, de una ensalada o de un puré. En cualquier caso el resultado te aseguramos que va a ser delicioso.

Consistente en un filete de res, de ternera o de pollo, mojado con huevo batido y cubierto con pan rallado al que previamente se le debe haber añadido un poco de sal, de ajo picado y de perejil, esta receta es ideal para que la consuma toda la familia tanto a la hora de almorzar o de cenar. Además si tenéis previsto una salida al campo o a la playa, podéis llevarlo perfectamente en un tupper. ¡Estarán igualmente riquísimos!


No hay que olvidar que además la carne de pollo es muy rica en proteínas y tiene un contenido muy bajo en grasa, eso sí, siempre que se consuma sin piel. Además aporta minerales como el hierro, fósforo y zinc, todos ellos imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Apunta esta receta y cocínala en cuanto tengas un momento.

Milanesas de pollo

Ingredientes para 2 personas

  • 2 pechugas de pollo
  • 1 huevo mediano
  • 100 gr de pan rallado
  • Unas hojas de perejil fresco
  • 2 cucharaditas de pimienta
  • 1 cucharadita de orégano
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Elaboración

Pide en la carnicería que de deshuesen las pechugas de pollo. En cualquier caso también lo puedes hacer tú en casa. Para ello debes quitar la piel y después filetearlos con el grosor que más os guste en casa. Colócalos en un plato y salpimentalos por los dos lados. Reserva.

Mientras tanto vamos a preparar el empanado. Para ello usaremos dos plato hondos. En uno de ellos se pone el huevo batido con un poco de perejil picado. En el otro se añade el suficiente pan rallado mezclado con un poco de orégano, como para cubrir completamente las pechugas fileteadas.

Pon a calentar en una sartén el aceite necesario para que las pechugas queden cubiertas. Antes de colocarlas en la sartén, pásalas por el pan rallado, untando bien los dos lados y después por el huevo. Termina pasándolas de nuevo por el pan rallado.

Fríe los filetes ya empanados en el aceite bien caliente y deja que se cocinen primero por un lado durante unos cuatro minutos y da la vuelta para que también se hagan por el otro lado durante el mismo tiempo hasta que cojan con color dorado.

Una vez fritos colócalos en una fuente con un poco de papel absorbente para que el exceso de grasa se elimine. Ya tendrás preparadas las milanesas que puedes servir junto con unas patatas fritas, una ensalada o con una salsa barbacoa. ¡Qué aproveche!