Mermelada de duraznos

Delicia para acompañar el pan

Esta mermelada es una de mis favoritas, unta el pan con ella o utilízala en postres, para rellenar kuchenes, pasteles y galletas o en algunas recetas de carnes. El durazno o melocotón a utilizar en esta receta son los priscos o nectarines, ya que no tienen el cuesco y la cáscara pegada a la carne.

Tiempo aproximado de preparación: 40 minutos

Rinde: 2 litros

Ingredientes

  • 1 kg de duraznos
  • 1 kg de azúcar

Preparación

Pele y saque los cuescos de los duraznos, pique en cuadritos no muy pequeños, para que se noten cuando la mermelada esté lista. Báñelos con el azúcar y deje macerar la noche anterior con el azúcar. Cocine a fuego medio y, cuando comience a hervir, cambie a fuego bajo y hierva revolviendo constantemente hasta que los duraznos estén transparentes.

Para probar que está lista, dejar caer una cucharadita de mermelada en un plato, si no escurre, está lista. Si la mermelada tiene espuma, saque con una cuchara y envase en frascos conserveros mientras está caliente. Tape los frascos y póngalos boca abajo hasta que se enfríen, para que queden sellados.

Si quiere hacer esta mermelada light, una vez cocidos los duraznos por 30 minutos, agregue 3 cucharadas de edulcorante líquido y, para que espese, deberás agregar también una cucharada de colapez en polvo que se hidrata en ¼ de agua, agregue a los duraznos cocidos y lleve a fuego medio hasta que hierva. Luego vacíe en los frascos.