Merluza a la parrilla

Comida japonesa

La merluza es un pescado de carne blanca, sabor suave y poco olor. Aporta aproximadamente 65 calorías y 2 grs de grasa por cada 100 grs, por lo que se recomienda en las dietas para bajar de peso, ya sea cocinada al vapor, al horno o a la parrilla.

Tiene un alto contenido de vitaminas B1, B2, B3, B9 y B12. Es muy recomendada para los niños, ya que por sus características de sabor y olor puede pasar desapercibido para ellos. Existen varias formas de cocinarla, he aquí una receta japonesa.

Tiempo aproximado de preparación: 40 minutos

Rinde: 4 porciones

Ingredientes

  • 400 grs de merluza entera
  • ½ limón
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • 1 cucharada de mirin
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 3 cucharaditas de sal

Acompañamiento

  • 1 zanahoria
  • ¼ Daikon (rábano blanco)
  • 1 trozo de jengibre

Preparación

Lave y limpie muy bien la merluza, saque las escamas y los ojos, seque con papel absorbente y en el interior del vientre coloque el limón cortado en rodajas. Ralle el jengibre en la parte más fina del rallador, exprima la mayor cantidad de jugo de la pulpa, deseche la pulpa seca. Mezcle este jugo con el mirin y la salsa de soya en un pocillo. Unte la merluza con un poco de esta mezcla y espolvoree el pescado con sal. Cubra las aletas y la cola con una capa gruesa de sal para que no se quemen.

Forre la bandeja de la parrilla con papel aluminio y póngala en el lugar más alejado del fuego, no debe cocerse demasiado cerca del fuego, ya que si no se asará muy rápido y puede quemarse quedando crudo por dentro. Debe quedar dorado por ambos lados, asar aproximadamente por 8 minutos, dependiendo del grosor que tenga el pescado. Para probar que está listo, pínchelo con un tenedor y si la carne se desprende fácilmente, está cocido. Ralle la zanahoria, el jengibre y el rábano blanco en tiritas finas y largas.

Coloque el pescado en una fuente para llevar a la mesa y decórelo con unas tiras de jengibre. Sírvalo caliente, acompañado de arroz blanco y con la zanahoria, el rábano y el jengibre rallados. En el hueco del ojo ponga una ramita de cilantro.