Mantequilla de maní

Una fácil y rápida receta casera que sólo te demandará unos diez minutos y dará un toque novedoso a tus desayunos. La crema o manteca de maní es una especie de pasta realmente deliciosa elaborada con maní tostado y molido que puede ser utilizada, en porciones controladas, en muchos tipos de comidas. Es un sustituto de la manteca, la crema o el azúcar en muchas ocasiones, teniendo múltiples usos en la cocina además del de untarla en las tostadas del desayuno.

El maní, también llamado cacahuete, es un alimento de alto contenido calórico que provee de muchos nutrientes esenciales para el organismo, y en esta publicación te vamos a explicar cómo hacer mantequilla de maní rápidamente.

Sobre el maní o cacahuete

No es un fruto seco sino una leguminosa (como las lentejas, los garbanzos entre otros) y se desarrolla por debajo de la tierra, lo que no es común en las leguminosas. La flor del tallo se curva hacia la tierra y se mete en ella, donde crece una vaina leñosa que aloja sus frutos. Su cáscara leñosa, carente de pulpa, hace que muchos consideren al maní un fruto seco y no una legumbre.

El maní es un fruto de la familia de las leguminosas y no de los frutos secos.

El maní es un fruto de la familia de las leguminosas y no de los frutos secos.

Origen del maní

El maní es originario de América del Sur donde ha existido desde hace miles de años. En tiempo de los aztecas fue muy importante en su dieta, como así también en la de otros indios nativos de México y América del Sur.

Exploradores portugueses y españoles lo llevaron al África donde se lo cultivó con ahínco, y desde África fue introducido, a través de la trata de esclavos, a América del Norte.

Propiedades del maní

Son muchas, especialmente el aporte de nutrientes. Posee vitaminas E, B3, B1, magnesio, sodio, hierro, cobre y fósforo.Tiene alto contenido de azufre, lo que lo convierte en saludable para las vías respiratorias, y además actúa como antioxidante por su aporte en vitaminas E. Por su contenido en ácido fólico, es recomendable durante el embarazo, sin dejar de reconocer que es rico en proteínas y ayuda a combatir el exceso de colesterol.

El cacahuete o maní tiene alto contenido calórico y nutritivo.

El cacahuete o maní tiene alto contenido calórico y nutritivo.

Ahora sí, ¿cómo hacer mantequilla de maní?

Rinde: una taza y media de mantequilla de maní
Preparación: 5 a 10 minutos

Ingredientes

  • 1 a 3 cucharadas de aceite de maní o aceite vegetal
  • 1 taza de maní tostado sin cáscara ni sal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • azúcar

Preparación

En una procesadora de alimentos mezclar los ingredientes con un poco de aceite de maní para suavizar la preparación. Podemos usar maní sin sal y agregar sal a gusto o bien omitirla directamente y añadir azúcar. La preparación ya está lista, bien integrada, suave y cremosa, para guardar en heladera dentro de un frasco hermético previamente esterilizado. Si la mezcla estuviere un poco seca, agregarle una cucharada adicional de aceite y mezclar durante 1 o 2 minutos más.

Es ideal para untar las tostadas del desayuno.

Es ideal para untar las tostadas del desayuno.

Consejito

Debes consumirla dentro de las dos semanas aproximadamente, ya sea untándola en las tostadas del desayuno, como relleno de tortas y arrollados, o combinándola con otras recetas riquísimas que te asombrarán como sobre un plato de fideos, de arroz, pollo, verduras o frutas y, por qué, para un emparedado. Mezclada con vinagre y agua, funciona como aderezo de ensaladas y salsa para las carnes.

¿Sabías qué…?

Debemos consumir maní con moderación a pesar de las propiedades que ofrece, porque si abusamos puede causar problemas de salud ya que es de difícil digestión, siendo mejor consumirlos tostados que crudos.

Además, deben evitarlos en las dietas las personas con enfermedades renales o de la vesícula biliar, ya que contiene gran cantidad de oxalatos que pueden cristalizar en los fluidos corporales causando inconvenientes de salud.