Huevos duros: Trucos para que te salgan perfectos

Los huevos duros se cocinan con una técnica muy sencilla, pero es necesario conocer algunos trucos para que salgan perfectos. El huevo es un alimento de alto valor nutricional que es muy útil en muchísimas comidas y se puede cocinar de maneras diferentes, siendo la más básica y tradicional la del huevo duro.

Lo que hay que saber sobre los huevos

  1. Cuanto más grandes son los huevos, peor es su calidad. A mayor calibre, mayor porcentaje de defectos de calidad se presentan, lo cual se debe a que el tamaño del huevo aumenta en proporción a la edad de la gallina ponedora. Es decir que a más edad mayor tamaño tendrán los huevos, y más frágil, más fina, y menos aislante será la cáscara.
  2. El color de la cáscara de huevo no se relaciona con la calidad ni el sabor, ya que el color depende de la raza de la gallina. Asimismo el color de la yema es manipulable por parte del productor a través de la aplicación de pigmentos de caróteno al alimento de las gallinas ponedoras.

Tiempo de coccion: 12 minutos

Para que las yemas queden centradas  removerlos en círculo con una cuchara varias veces durante los primeros minutos de cocción.

Para que las yemas queden centradas removerlos en círculo con una cuchara varias veces durante los primeros minutos de cocción.

¿Tienen realmente tan alto valor nutritivo?

Lo tienen, y más aún, realizan un moderado aporte energético (150 cal cada cien gramos) por lo que están indicados aún en dietas de control de peso. El huevo es un alimento con más proteínas que la carne, y aporta aminoácidos esenciales, vitaminas D, minerales como fósforo, sodio, potasio, zinc y selenio (buen antioxidante). Y tienen bajo contenido graso.

¿Son aconsejables los huevos crudos?

No es conveniente consumirlos crudos, ya que si tuvieren salmonella podrían ocasionar una intoxicación alimentaria. Las proteínas del huevo necesitan la acción del calor para coagular, ser digeridas y aprovechadas por el organismo.

¿Cómo hacer huevos duros?

  1. Revisar que las cáscaras estén bien sanas.
  2. Sumergir los huevos en agua fría y sal, y colocar sobre el fuego.
  3. Contar desde el primer hervor 10 a 12 minutos y retirar.
  4. Poner bajo la canilla de agua fría y pelar.
Para pelar los huevos con facilidad hay que cocinarlos con sal en el agua para que las proteínas se coagulen y endurezcan.

Para pelar los huevos con facilidad hay que cocinarlos con sal en el agua para que las proteínas se coagulen y endurezcan.

Consejitos y trucos

  • Agregar sal al agua para evitar que se rompa la cáscara y se desparrame el huevo por el recipiente.
  • Retirar del fuego antes de los 15 minutos, de lo contrario  la cáscara se oscurece y la yema se tornará de color  medio verdoso, lo que no hace conveniente su consumo.
  • Se puede conservar en heladera durante 3 días siempre y cuando no se le quite la cáscara.
  • Para cortarlos sin que la yema se rompa, ni se desgrane, ni se pegue al cuchillo, se debe tomar la precaución de mojar en agua fría el cuchillo antes de cortar. Así la yema podrá quedar intacta para decorar tus platos.
  • Ningún huevo debe flotar en el agua, si lo hiciera significa que se echó a perder y no es apto para el consumo. Tampoco deben estar rotos, ya que pueden contener bacterias.