Garbanzos con bacalao

Esta receta cuenta con una gran variedad de ingredientes que la convierten en un plato extremadamente nutritivo, aportando al organismo tanto hidratos de carbono, como proteínas, vitaminas, grasas saludables, minerales, fibra y antioxidantes. ¡Vamos a por ella!

Esta plato está muy recomendado para personas de todas las edades, ya que como hemos dicho, aporta nutrientes que son muy necesarios para la salud en general, y en particular ayuda a regular el colesterol y a controlar el estreñimiento gracias a la fibra de las espinacas y de los garbanzos.

Además como es un plato que se va a cocinas con muy poca grasa, no va a dar ningún problema de digestión, por lo que es muy adecuado para todo aquel que tenga un estómago delicado.

Garbanzos con bacalao

En esta ocasión vamos a sustituir el típico embutido que suele acompañar a los guisos de garbanzos, por un poco de bacalao, una manera perfecta de introducir en nuestra dieta el pescado y de controlar también, el sobrepeso. En definitiva, una receta nutritiva que cuenta con muy poco aporte graso y calórico.

Ingredientes

  • 250 gramos de garbanzos
  • 250 gramos de bacalao desalado
  • 400 gramos de espinacas
  • 200 gramos de judías verdes
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • harina y pimentón
  • aceite de oliva y sal
  • 1 hoja de laurel

Elaboración

La víspera a la preparación de este plato, se deben poner los garbanzos en remojo. Cuando vayamos a prepararlo ponemos los garbanzos bien escurridos en una olla con agua caliente y mientras tanto vamos limpiando el puerro y pelando la zanahoria, para cortarlos y añadirlos a la olla con la hoja de laurel y una pizca de sal. Se cuece todo durante media hora.

En otra cacerola se pone a calentar agua y cuando comience a hervir se añaden las espinacas y las judías verdes picadas con un poco de sal y se dejan cocer durante cinco minutos. Se retiran y se escurren.

En una cazuela con un poco de aceite se rehogan los ajos pelados y laminados y cuando comiencen a dorarse, se añade una cuchara de harina. Se rehoga ligeramente y se incorpora un cazo del caldo de los garbanzos, el bacalao en dados o en migas, como se desee, el pimentón, las espinacas, las judías verdes y los garbanzos. Se cocina todo junto durante quince minutos.

En un cazo con agua y sal se ponen a cocer los huevos durante diez minutos. Cuando estén fríos se pican en daditos y se añaden al guiso de los garbanzos antes de servir.