Garbanzos con alcachofas

En apenas una hora vas a tener listo este delicioso plato tan saludable y nutritivo, ideal para los meses más fríos del año, aunque lo cierto es que lo puedes consumir también en épocas de más calor, eso sí, dejándolo enfriar previamente.

Esta receta es muy recomendada para todos los miembros de la familia, pero especialmente para aquellas personas que tienen problemas de estreñimiento, ya que tanto los ingredientes como las alcachofas son ricos en fibras, ingrediente que favorece el tránsito intestinal.

Receta de garbanzos con alcachofas

Como el ingrediente mayoritario de esta comida son las hortalizas y las verduras, se cumple con las recomendaciones al día de un plato equilibrado. Por otra parte los garbanzos y la harina que se van a usar, alcanzas las recomendaciones de hidratos de carbono necesarias para que sea una receta equilibrada, por lo que ni siquiera va a ser necesario añadir al menú un trozo de pan, aunque eso sí, si os gusta mojarlo en la salsa, no dudéis en comer aunque sea un pedazo pequeño.

Ingredientes para 4 personas

  • 300 gramos de garbanzos
  •  alcachofas
  • 1 cebolleta
  • 1 zanahoria
  • 4 dientes de ajo
  • 50 gramos de almendra molida
  • 2 huevos
  • harina y huevo para rebozar
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • perejil

Elaboración

En primer lugar se ponen a cocer los huevos en agua diez minutos desde el instante en que comienza el agua a hervir. Después se retiran del fuego, se dejan enfriar, se pelan y pican al gusto. Se reservan.

Los garbanzos han tenido que estar en remojo desde el día antes. En el momento de empezar a cocinarlos se pone en una olla rápida agua a calentar y cuando comience a hervir, se añaden los garbanzos bien escurridos junto con la hoja de laurel. Se pela la zanahoria, se corta por la mitad y se mete en la olla dentro de una red especial para cocer las legumbres. Se pela la cebolleta, se corta en trozos y se añade también, junto con un diente de ajo pelado. Se cierra la red y se introduce en la olla. Se echa sal y se deja cocer tapado durante veinte minutos a contar desde el momento en que empieza a salir el vapor.

Cuando haya transcurrido ese tiempo se abre la olla y se colocan las verduras que hay en la red en un vaso de batidora junto con un poco del caldo en el que se han cocido los garbanzos. Se trituran bien y se reserva el puré.

A continuación se pelan y pican los dientes de ajo restantes y se rehogan ligeramente en una cacerola. Se añade el pimentón y la almendra molida y se rehoga durante un rato. Después se añade la verdura bien triturada así como los garbanzos. Se mezclan todos los ingredientes bien y se añade un poco más de caldo en el que se han cocido los garbanzos. Se rectifica de sal y se cocina durante seis minutos mas.

Si quieres puedes añadir un puñado de arroz también al plato para conseguir proteínas completas y espolvorearlo con un poco de perejil para asimilar el hierro mejor.

Una vez completado este paso comenzaremos con las alcachofas. Para ello se retiran las hojas externas de las mismas y se cortan en cuatro trozos para cocerlos durante quince minutos. Se escurren y se secan para rebozarlas primero en harina y después en huevo batido y freírlas en aceite. Una vez estén listas se escurren un un plato cubierto con papel de cocina absorbente.

A la hora de servir la receta se colocan los garbanzos en un plato y se agregan por encima los huevos picados y las alcachofas. ¡Ahora solo queda disfrutar de esta auténtica delicia!