Foie de pato

Hoy vamos a enseñarte cómo preparar un foie de pato casero de una manera muy fácil y que podrás servir como aperitivo o como primer plato. Descubre cómo elaborarlo con unos sencillos pasos que te vamos a dar a continuación. ¡Toma nota!

Se conoce como foie al hígado hipertrofiado de una oca, de un ganso o de un pato que ha sido sobrealimentado. Está considerado, al igual que las trufas, un auténtico manjar debido a su delicado sabor del que todo el mundo debería disfrutar al menos una vez en la vida.


Su origen es francés y servido tanto en paté como a la plancha, es un plato muy elegante, discreto y por supuesto muy sabroso. Al no poder encontrarse en todos los lugares por su alto coste, lo mejor será aprender a elaborarlo en nuestra propia casa.

El foie de pato es una receta que la sirvas cuando la sirvas, siempre tendrás un gran éxito. Su aroma y su sabor tan suave, hace que sea el entrante perfecto con el que vas a sorprender a todos tus invitados, especialmente si lo sirves en panecillos tostados, si puede ser mejor con pasas, y con una mermelada de sabor a frutas.

Ingredientes

  • 1 hígado pato
  • 15 gramos de sal
  • 1 cucharada pimienta blanca
  • 1 cucharada de azúcar blanco
  • 1 copa de brandy
  • 1/2 copa de vino de Oporto

Elaboración

El primer paso a realizar será coger un cuchillo bien fino para proceder a quitar las venas que pudiera tener el hígado de pato. Después se frota el mismo con pimienta y sal y se añade un poco de azúcar. A continuación se moja con el brandy por ambos lados y se tapa con film transparente de cocina. Guarda en la nevera durante doce horas para que macere correctamente.

Una hora aproximadamente antes de empezar a trabajar el hígado, se saca del frigorífico.  Se coloca en una recipiente de cristal que tenga un tamaño parecido al hígado, intentando que no se quede ningún hueco en el interior del mismo.

Meter el hígado en la nevera durante una hora, implicará que a la hora de desmoldarlo no se desmenuce.

Se tapa herméticamente el recipiente y se coloca al baño María para que cueza a 75º C durante aproximadamente media hora. Si lo que buscas es preparar el foie en semiconserva, solo será necesario cocerlo durante veinte minutos.

Para que quede el foie bien compacto, mientras se cuece hay que poner peso encima para prensarlo.

Cuando haya pasado el tiempo que hayas decidido según la preparación que quieras preparar debes proceder a enfriar el hígado. Para ello debes utilizar un recipiente lleno de hielo e introducir el hígado en el mismo para que se corte la cocción.

Cuando ya esté listo, guarda en la nevera de nuevo para servir en el momento en que lo desees bien frío.  Sirve acompañado de unas tostadas de pan preferiblemente con pasas, y  podrás disfrutar de un exquisito manjar. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *