Crema de acelgas

Si quieres experimentar una nueva, a la vez que deliciosa forma de comer, no dudes en probar esta sabrosa crema de acelgas que tendrás preparada en solamente quince minutos. Además es un plato muy barato que puedes elaborar con cualquier verdura de temporada, y así irás cambiando los ingredientes y sorprendiendo a tu familia con distintos sabores.

Con muy poca cantidad de productos vas a poder preparar una sana crema de acelgas con un precioso color verde y que sin duda es todo un brebaje de vitaminas, perfecta para comenzar un almuerzo saludable. Y es que esta verdura cuenta con numerosos nutrientes esenciales y muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud. Así que no lo dudes y empieza a cuidar tu salud desde el interior con esta deliciosa receta.


Este vegetal de hoja verde y uno de los más famosos de Europa, que se cultiva sobre todo en la zona mediterránea y  cuyo consumo se ha extendido a lo largo y ancho de todo el mundo, es después de las espinacas, la verdura más apreciada por su elevado aporte de vitaminas, de ácido fólico, de sales minerales, de fibra y de agua. Además resulta muy versátil dentro de la cocina, ya que se puede añadir tanto a ensaladas, como a salteados, a sopas y por supuesto, como en el caso de hoy, a cremas.

Crema de acelgas

Ingredientes

  • 500 gramos de acelgas
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • Nuez moscada
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Se debe empezar a preparar esta crema tan nutritiva sofriendo la cebolla cortada en trozos bien pequeños, en una cazuela con aceite de oliva, junto con el pimiento y el puerro igualmente cortados en trozos.

Cuando estén tiernas todas las verduras, se añaden las acelgas bien lavadas y cortadas también. Se deja cocinar durante diez minutos con la tapadera puesta. Después se añade una cuchara de harina y se deja cocinar otros cinco minutos más, removiendo con una cuchara de vez en cuando.

Agregamos el caldo vegetal y se rectifica, si es necesario, de sal. Se tapa y de deja cocinar a fuego suave durante otros veinte minutos. Espolvorea con un poco de nuez moscada y pasa por la batidora. Sirve bien caliente inmediatamente. Si lo deseas puedes acompañar la crema de un puñado de picatostes. ¡Buen provecho!