Cordero asado al horno

El cordero asado o cordero al horno es uno de los platos más clásicos de Segovia, Burgos o Salamanca, entre otras muchas ciudades españolas. Aunque existen muchas recetas que se pueden preparar con cordero, al horno es la forma más tradicional de elaborarlo, además de probablemente, la más exquisita, y aunque la mejor manera de hacerlo sería en un horno de leña por el sabor que otorga al plato, lo cierto es que no todo el mundo tiene este tipo de horno, aunque en uno normal se puede también hacer perfectamente.

Se puede asar solamente la paletilla, que tiene un sabor más suave, o cocinar todo el cordero en trozos, aunque hay que tener en cuenta que el sabor es más fuerte. En poco más de una hora y a 200 grados centígrados el horno, se puede tener listo este plato, aunque se consiguen unos resultados mejores haciéndolo de manera más lenta, por ejemplo, dejándolo asar durante dos horas a 170 o 180 grados.


Así que ya lo sabes, si quieres sorprender a tus invitados o simplemente quieres celebrar una ocasión especial, no dudes en poner en tu mesa un rico asado de cordero, un plato que por otra parte se suele preparar muy habitualmente durante las navidades. En cualquier caso no conviene abusar de este tipo de carne por el tipo de grasa que tiene.

Cordero asado

Ingredientes para seis personas

  • 1/2 cordero
  • 4 patatas
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 escarola
  • 200 ml de nata espesa
  • Medio vaso de agua
  • Medio vaso de vino blanco
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • hierbas frescas como romero, tomillo, salvia y orégano

Elaboración

Pela y corta las patatas en finas láminas y ponlas en remojo en una fuente honda con el agua suficiente para cubrirlas y una pizca de sal y pimienta. Antes de cocinarlas, escúrrelas perfectamente y ponlas dentro de una cazuela de barro haciendo varias capas con ellas y mojándolas con un podo del agua usada para remojarlas, y con la nata. Esparce por encima las hierbas frescas y reserva.

Echa sal en el cordero y ponlo en la bandeja del horno. Con la mano aplasta los ajos enteros sin pelar y distribúyelos por la carne, reservando un diente para hacer más tarde la ensalada. Riega con el agua y el vino blanco.

Cada quince minutos recuerda bañar el cordero con el caldo que va soltando o con un poco de agua para que no quede seco.

Mete en el horno el cordero y las patatas y hornea los primeros veinte minutos a 230 grados y después baja a 180 grados. Deja que las patatas se horneen durante unos cincuenta y cinco minutos más y el cordero otros setenta minutos. Transcurrido este tiempo corta en trozos el cordero y las patatas y reserva. Pon el caldo de asar en un cazo y deja que se reduzca hasta la mitad.

Para preparar la ensalada pida el diente de ajo finamente. Limpia bien la escarola y colócala en una fuente. Añade el ajo y aliña con aceite de oliva y sal. A la hora de emplatar coloca en cordero con un poco de salsa y acompaña con las patatas y una ración de ensalada.