Conejo a la mostaza

La carne de conejo es nutritiva y baja en grasas

El conejo posee una carne magra, o sea reducida en calorías y con bajos porcentajes de materia grasa y colesterol.  Además, es muy nutritiva,  ya que tiene muchas proteínas, vitaminas y minerales, junto de ser de fácil digestibilidad.

La mayoría de la gente cree que la carne de conejo es dura, cuando en realidad es mas fibrosa que la carne de vaca o de cerdo, por eso es que su cocción es lenta y larga.

Tiempo estimado de preparación: 2 horas

Este plato rinde para 4 personas

Ingredientes

  • 1,200 kilos de conejo trozado
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de vinagre de alcohol
  • 6 cucharadas de mostaza
  • 100 gramos de echalotes
  • 1 cucharada de harina
  • 1 ramito de salvia
  • 1 ramito de romero
  • 300 ml de vino blanco seco
  • 80 gramos de manteca
  • 12 damascos desecados
  • Una copita de licor de damasco
  • Sal y pimienta a gusto

Preparación

Sumergir el conejo en un bol con agua y vinagre. Luego de 10 minutos, escurrirlo y secarlo bien; untarlo con mostaza y dejarlo tomar sabor durante una hora.

Fundir la manteca en una sartén, agregar el conejo y dorarlo en forma pareja; retirarlo y mantenerlo al calor. Incorporar al fondo de cocción las echalotes picadas, la salvia y el romero; luego de algunos minutos, espolvorear con la harina y rociar con el vino. Llevar a ebullición y colocar nuevamente el conejo en la sartén;  salpimentar, cubrir y cocinar a fuego lento durante una hora.

Poco antes de finalizar la cocción, incorporar los damascos remojados previamente durante media  en agua tibia y una copa de licor de damascos y luego escurridos. Una vez bien cocido, servir el conejo caliente bañado con la salsa resultante de la cocción.