¿Cómo cortar cebollas sin llorar?

Todo fenómeno natural tiene una explicación a la luz de la ciencia. Siempre la naturaleza nos sorprende con múltiples fenómenos curiosos que nos llevan a interrogarnos y a buscar respuestas. En nuestro rincón culinario utilizamos habitualmente las cebollas para nuestras recetas, y también nos preguntamos cotidianamente por qué lloran nuestros ojos al pelarlas. ¿Qué habrá en la forma de ser de las cebollas que provoca nuestras lágrimas?

Existe una cebolla morada transgénica llamada cebolla para no llorar, creada sin la enzima que provoca la agresión.

Existe una cebolla morada transgénica llamada cebolla para no llorar, creada sin la enzima que provoca la agresión.

¿Cómo se generan las lágrimas?

Las lágrimas son creadas por los lagrimales, dos glándulas que están situadas arriba de cada ojo. Estas glándulas liberan un fluído de agua con sal, por eso las lágrimas son saladas igual que las aguas del mar. Fue demostrado por científicos que las lágrimas tienen la misma salinidad que las aguas de los océanos.

¿Cuál es la función de las lágrimas?

La función de las lágrimas es defender a los ojos de todo ataque o agresión externos. Humectar, lubricar y proteger al ojo es la razón de ser de su existencia. Por eso cuando algún cuerpo extraño ingresa al ojo, los lagrimales segregan mayor cantidad de lágrimas para expulsarlo.

¿Por qué la cebolla es una agresión para los ojos?

No es pesadumbre ni emoción. Al cortar una cebolla con un cuchillo, son heridas las células de sus capas que contienen azufre y liberada una sustancia fluida de su interior cargada de sustancias químicas que al entrar en contacto con el aire se convierten en gas. El gas se impregna en el aire que ingresa por nuestras mucosas nasales al inhalarlo, y llega a nuestros ojos para irritarlos, ya que los ojos tienen terminaciones nerviosas muy sensibles que hacen que los lagrimales respondan llorando desconsoladamente ante la sensación de quemazón.

Consejos para no llorar

  • Cortar la cebolla en agua para que ésta absorba los gases y no lleguen a tomar contacto con el aire que rodea nuestros ojos (es una opción muy incómoda).
  • Humedecer el cuchillo con vinagre antes de cortar la cebolla (deja sabor a vinagre en la cebolla y no es muy efectivo) y humedecer reiteradamente la cebolla y el cuchillo en agua (no es cómodo si queremos pelar varias cebollas y no permite automatizar el corte)
  • Respirar por la boca para evitar que el aire que ingresa por nuestra nariz se comunique con nuestros ojos (ayuda pero no es suficiente para no llorar).
  • Prender la campana del extractor de cocina que absorbe las emanaciones, olores y gases (muchos lo utilizan, pero hay una mejor opción mucho más efectiva)
  • Congelar la cebolla quince minutos antes de cortarla para que el frío no permita que se desprenda el gas (hay que acordarse, es su única complicación).
  • Pero la solución más eficaz y cómoda es guardar la cebolla en la heladera de manera que al utilizarla esté tan fría que no emane ningún gas.
  • Luego cortar por la mitad la cebolla mojada en agua fría y apoyar sobre una tabla haciendo cortes precisos, seguros y rápidos con un cuchillo bien afilado, para evitar que se machaquen las capas de la cebolla y los jugos salgan con impulso y nos irriten los ojos.