Clericót, ideal para días de mucho calor

El clericót es una bebida exquisita, refrescante, de dulce sabor, originaria de Sudamérica donde las regiones tropicales ofrecen gran variedad de frutas frescas. Es de las más populares de las bebidas, y se adapta mucho a las reuniones que no admiten o no requieren del alcohol, pudiendo elaborarse aún sin vino para que pueda servirse a adolescentes y niños.  Es adaptable para acompañar cualquier plato frugal, e inclusive para las comidas navideñas y las largas charlas de la tarde al calor del verano.

Una bebida fresca que se caracteriza por los trozos de fruta que se visualizan en su contenido y que la hacen aún más deliciosa.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Las frutas que elijas dependerán de las disponibles en cada estación, por lo que no siempre podrás elegir las que más te gusten.

Las frutas que elijas dependerán de las disponibles en cada estación, por lo que no siempre podrás elegir las que más te gusten.

 Ingredientes

  • 1 damajuana de 4 litros de vino tinto, no hace falta que sea de buena calidad ya que se va a mezclar con jugos.
  • 1 manzana verde y 1 roja
  • uvas
  • nueces picadas
  • otra fruta a tu elección
  • 2 litros de jugo de naranja
  • 1 litro de jugo de piña
  • 1 litro de agua mineral
  • 1 chorrito de jugo de limón
  • 1 taza de granadina o jarabe casero
Puedes servir el clericot con hielo directamente en las copas para asegurarte que no se diluya el agua en el recipiente principal.

Puedes servir el clericot con hielo directamente en las copas para asegurarte que no se diluya el agua en el recipiente principal.

Preparación

  1. Colocar en una jarra el vino tinto con los dos litros de jugo, reservando un litro por si alguien desea rebajar luego el clericot.
  2. Descorazonar las manzanas, picarlas y colocarlas en agua helada con sal (1 cucharada) para que no se oxiden. Dejar 3 minutos, colar y agregar al vino. Cortar también en cubitos la fruta restante, partir por la mitad las uvas, picar grueso las nueces y añadir a la preparación anterior.
  3. Incorporar un litro de jugo bien helado, y en forma opcional el agua mineral para rebajar. La proporción que debe quedar es mitad vino y la otra mitad el resto de los líquidos. No debe ser jugo con una pizca de vino o a la inversa.

Cómo elaborar el jarabe casero

  • 1 litro de agua
  • 2 limones
  • 1 kg de azúcar

Se colocan a hervir por 10 minutos en una pequeña olla los dos limones cortados y limpios junto con el agua, y se agrega el azúcar. Se mueve constantemente la preparación bajando la llama antes de que hierva. Se deja enfriar antes de envasar en recipiente de cristal previamente esterilizado, y con tapa hermética.

El colorido y la variedad de frutas facilitan la decoración, que con una cáscara o rodaja de cítricos la determinan.

El colorido y la variedad de frutas facilitan la decoración, que con una cáscara o rodaja de cítricos la determinan.

Consejitos

  • No es conveniente agregar hielo si no se va a consumir enseguida, ya que al diluírse hará escaso el sabor. Se puede preparar hielo con la misma bebida y decorar las fraperas y bandejas de hielo con rodajas de cítricos, cáscaras o cerezas.
  • Puede servirse en copas o vasos altos, agregando fruta del fondo de la jarra con ayuda de un cucharón.
  • Decorar cada una de las copas con una rodaja de fruta o una frutilla o cereza.
  • No reemplazar el jarabe por azúcar porque variará el sabor.

Y ya tienes elaborada una bebida ligera para saciar la sed del verano y disfrutar de la compañía de toda la familia, ya sea en una tarde de pileta o playa o simplemente mientras te relajas en la sala o el jardín.