Churrasco asado al horno

En esta ocasión vamos a preparar un plato de churrasco asado con una guarnición de patatas y de tomates salteados. Esta tipo de carne se saca de la falta de la ternera siendo un plato muy nutritivo y recomendado especialmente para las personas deportistas así como para las más mayores que necesitan un aporte correcto de proteínas para contar con una masa muscular óptima. También es muy apropiado para las personas que tienen cierta tendencia a padecer anemia, ya que aporta hierro de asimilación sencilla.

Además con las patatas cocinadas al horno con un poco de aceite de oliva y de tomillo, se consigue un alto nivel de efectos antioxidantes. Hay que tener en cuenta que las personas que tienen exceso de peso tendrán que limitar la cantidad de aderezo que se añade a este ingrediente, ya que aumenta su valor calórico.

Por otra parte el tomillo es un aderezo muy sano que da mucho sabor al ingrediente al que se añade, no siendo necesario añadir sal. Además mejora la digestión del plato y aumenta las defensas para luchar contra los resfriados y catarros. El mejor acompañamiento para esta deliciosa receta será una ensalada que aporte vitaminas, fibra, antioxidantes, minerales y agua para lograr que funcione de manera correcta el organismo.

Churrasco al horno

Ingredientes para cuatro personas

  • 1.600 gramos de churrasco de cordero
  • 12 patatitas
  • 16 tomates cherrys
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 2 cucharadas de miel
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 1 rama de tomillo y perejil

Elaboración

En un bol se mezcla la miel con la mostaza. A continuación se salpimentan los churrascos y se colocan en una placa de horno previamente untados con la mezcla anterior. Se asan a 200 grados en el horno durante media hora.

Este tipo de carne contiene grasas que aumentan el colesterol por lo que es recomendable quitar toda la grasa visible antes de proceder a cocinarlo.

Mientras tanto se colocan en una cazuela las patatas y se cubren con agua para cocerlas durante quince minutos. Transcurrido este tipo se escurren y se las da un golpe seco con la ayuda de un cuchillo para que se queden ligeramente aplastadas para proceder a colocarlas en una placa de horno. Se majan dos dientes de ajo pelados junto con un poco de tomillo y se añade un chorro de aceite. Con el resultado se untan las patatas y se sazonan para hornearlas durante quince minutos a 200 grados centígrados.

En una cazuela con agua hirviendo se escaldan los tomates. Cuando pasen treinta segundos se retiran de la misma y se pelan. Se pone en una sartén un poco de aceite y se añaden los tomates con una pizca de sal para saltearlos brevemente. A la hora de servir se coloca en una fuente el churrasco troceado, junto con las patatas y los tomates, todo ello adornado de unas hojas de perejil Ya tienes listo un plato muy sabroso que os va a encantar a todos. ¡Buen provecho!