Cazón en adobo

El cazón en adobo, también conocido como bienmesabe, es uno de los platos de pescado más populares de la gastronomía andaluza, siendo uno de los que más sabor tienen y que más se consumen, especialmente cuando llega el calor, junto con una bebida bien fresquita.

En realidad el cazón es un pescado que no tiene demasiado sabor, por lo que la mejor forma de prepararlo es en adobo y mucho mejor si se hace en una freidora de aceite. Esta pez magro es familia de los conocidos escualos, por lo que es un pez grande que cuenta con una espina central bastante gorda. En cualquier caso si te resulta difícil encontrarlo, puedes sustituirlo por mero, que resulta igual de bueno, aunque siempre va a salir bastante más económico prepararlo con cazón.


Esta receta es verdaderamente sencilla de elaborar, pero lo cierto es que tendrás que contar con algo de tiempo, ya que son unas seis u ocho horas lo que habrá que dejarlo en adobo. Si no cuentas con tanto margen, te proponemos que lo prepares por la noche y al día siguiente solo tendrás que freírlo, aunque es muy importante que no supere las ocho horas en adobo, ya que si no va a tener un sabor muy fuerte a vinagre. ¡Cuidado!

Cazón en adobo

Ingredientes

  • Medio kilo de cazón cortado en una rodaja gorda
  • 5 hojas de laurel
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharada pequeña de comino molido
  • 1 vaso de vinagre blanco
  • 1 vaso de agua
  • 1 cucharada de sal

Elaboración


Lo primero que hay que hacer es cortar el cazón en tacos pequeños, teniendo especial cuidado en eliminar las partes más feas y las “telillas” que pudiera tener. Una vez hecho esto, se colocan en un bol profundo los trozos del pescado y se añade un puñado de sal, cuatro o cinco dientes de ajo son su piel, golpeados previamente, cuatro hojas de laurel partidas por la mitad, el comino, el pimentón y el orégano, bien seco o fresco, como se prefiera.

A continuación se cubren las rodajas con el vinagre y blanco y con un vaso de agua, de tal manera que quede todo el pescado bien cubierto. Se tapa con una lámina de papel de aluminio, o incluso con la tapa de una cazuela, y se deja reposar dentro del frigorífico durante unas ocho horas aproximadamente.

Aunque hace años el cazón adobado se tomaba en rodajas finas, concretamente en Cádiz, para comerlo mientras se sujetaba la rodaja por la zona del hueso, hoy en día suele tomarse cortado en tacos pequeños.

Transcurrido este tiempo, se sacan las tajadas del pescado y se escurren bien con un poco de papel absorbente. Cuando estén bien escurridas, se pasan por harina y mucho mejor si se usa una especial para freír pescado.

Llegado este momento, te recomendamos hacerlo en una movilfrit con aceite de oliva virgen. Espera hasta que el mismo esté bien caliente, ya que de esta manera lograrás que los tacos se doren perfectamente por fuera a la vez que quedarán muy jugosos por dentro.

No olvides que para disfrutar al máximo de este plato, lo perfecto es tomarlo lo más caliente posible, incluso quemándote, acompañado de unos ricos picos de pan o de un tomate aliñado, sin duda los complementos perfectos para este aperitivo. ¡A disfrutar!