Canelones de atún

La pasta es un ingrediente que triunfa en todos los hogares además de ser muy socorrida, y aunque cuando se piensa en hacer unos canelones nos imaginamos que eso lleva mucho trabajo, lo cierto es que no es así. Además podemos preparar más de la cuenta y congelarlos para poder consumirlos cualquier otro día, con lo que ya tendremos la comida preparada para varios días.

Con tan solo media hora de tu tiempo conseguirás preparar una receta muy sencilla con un resultado espectacular. Además al prepararlos con un ingrediente como el atún, en lugar de con la típica carne picada, nos ahorraremos también mucho tiempo al no tener que estar cociendo ni preparándola.

Canelones de atún

En cualquier caso no olvides que los canelones los vas a poder rellenar de lo que más rabie te dé, ya sea de pescado, verdura, carne, etc. Y es que unos canelones caseros son una de las recetas más ricas que pueden prepararse, especialmente la que hoy vamos a aprender a hacer. ¡Apunta!

Ingredientes (para 4 personas)

  • 12 placas de canelones precocidas
  • 3 latas de atún
  • 1 cebolla
  • tomate frito
  • queso rallado
  • aceite de oliva
  • orégano

Para la bechamel

  • harina
  • leche
  • mantequilla
  • nuez moscada
  • pimienta negra
  • sal

Preparación

Coge una bandeja de horno y llénala con agua caliente. Sumerge en ellas las placas de pasta precocidas con cuidado de que no se peguen demasiado. Si no vas a usar este tipo de placas, puedes usar las normales y para ello tendrás que cocerlas en agua con sal durante unos minutos.

Mientras tanto se pone un chorro de aceite en una sartén y se añade la cebolla cortada muy finamente hasta que esté un poco dorada. Se añade el tomate frito y se dejan ambos ingredientes durante unos minutos. Se añade el atún y se mezcla bien, aderezándolo, si se desea, con un poco de orégano.

A la vez podemos ir preparando la bechamel. Para ello se derrite mantequilla en un cazo y se echa la harina. Con una cuchara de madera se va mezclando bien hasta que se dore y después de un par de minutos se echa medio litro de leche sin dejar de remover hasta alcanzar la espesura deseada. Para finalizar se añade un poco de nuez moscada, de sal y de pimienta negra.

Si lo deseas puedes añadir a la bechamel un poco de queso rallado de tu sabor favorito

Cuando las placas estén listas, se secarán de tal manera que no quede ni una gota de agua, y con una cuchara se van rellenando con la pasta preparada. En una fuente de horno colocamos una capa fina de bechamel en su fondo y encima de ella los canelones. Se echa el resto de la bechamel para cubrir la pasta y añade por encima un poco de queso rallado. Mete la fuente en el horno calentado previamente a 220º y en tan solo 15 minutos tendrás los canelones preparados para emplatar.