Arroz a la mexicana

Si te gusta el arroz, sin duda esta es una de las recetas de las que puedes echar siempre mano, además de resultar muy económica. Hoy vamos a elaborar un arroz rojo, o también conocido como arroz a la mexicana que es perfecto tanto para acompañar a cualquier tipo de carne, como para servir de primer plato.

Además podrás ajustarla dependiendo de los gustos personales de tu familia, haciéndolo un poco más dulce o suave o algo más picante. En poco más de media hora tendrás un plato delicioso para varias personas repleto de sabor, de aroma y de color.

Aunque se piensa que el arroz viene de las antiguas civilizaciones que habitaron el país de México, lo cierto es que fue llevado a este lugar por los españoles y fue adaptado e incorporado rápidamente a la gastronomía del mismo. Hoy en día admite tantas variantes como la que te ofrecemos ahora mismo. ¡Toma nota!

Arroz a la mexicana

Ingredientes para 4 personas

  • 350 gramos de arroz
  • 600 ml de agua
  • 3 tomates
  • 2 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • una taza de guisantes
  • 1 chile
  • Aceite de oliva y sal

Elaboración

Primeramente hay que lavar el arroz perfectamente y para ello debes dejarlo en remojo durante unos cinco minutos. Después pásalo por un colador y enjuágalo con agua abundante hasta eliminar todo el almidón. Deja escurrir.

A continuación pica la mitad de los ajos y de la cebolla lo más pequeños que puedas. Añade a una olla un poco de aceite y ponlo a calentar a fuego suave. Agrega los anteriores ingredientes y sofríelos removiéndolos de vez en cuando.

Cuando comience a tomar color, añade el arroz y saltéalo durante unos cinco minutos sin dejar de remover en ningún momento para que no se queme. Mientras pon en un cazo el agua y calienta hasta que empiece a hervir.

Por otro lado pasa por la batidora los tomates lavados y cortados así como el ajo y la cebolla que resta. Procesa todos los ingredientes hasta que estén integrados totalmente. Cuando el arroz empiece a dorarse, añade esta mezcla así como el chile. Continua removiendo a fuego bajo y cuando veas que el arroz absorbe el tomate, añade el agua hirviendo.

A continuación agrega las zanahorias peladas y picadas, los guisantes y una pizca de sal. Baja el fuego al mínimo y tapa la cacerola. Deja que se cocine todo durante veinte minutos aproximadamente. Cuando el arroz haya absorbido el líquido, retira del fuego y deja que repose durante cinco minutos. Remueve después para que se suelte y sirve. ¡Que aproveche!