Alitas de pollo al horno con guarnición

Para muchas personas uno de los mayores placeres de la vida sea comer con las manos, y si son unas deliciosas alitas de pollo, acompañadas de una exquisita guarnición como este es el caso, mucho mejor. Preparadas de cualquier manera, las alas de pollo tienen mucho sabor y son perfectas para acompañar una buena barbacoa cuyo destino final sea chuparse los dedos.

Crujientes por fuera y jugosas y tiernas por dentro, las alitas de pollo es un plato perfecto para picotear o para comer los fines de semana todos en familia, ya que gusta tanto a niños como a mayores.

Alitas de pollo

Son muchas las maneras en que se pueden preparar las alitas de pollo, ya sea con salsas como por ejemplo, a la barbacoa, simplemente fritas con abundante aceite, acompañadas con ajo y perejil, asadas al horno, etc., pero hoy vamos a aprender a realizar una receta muy sencilla y que te va a sacar de muchos apuros, de unas deliciosas alitas acompañadas de pimientos y patatas. ¡Apunta!

Ingredientes (para cuatro personas)

  • 12 alitas de pollo
  • 10 patatas pequeñas
  • 12 pimientos de Padrón
  • 1 cuchara de ketchup
  • salsa picante
  • 1 cuchara pequeña de miel
  • salsa de soja
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Tomillo fresco
  • Perejil picado

Elaboración

Para empezar vamos a echar sal y pimienta en las alitas de pollo. Después en un bol añade un poco de perejil picado, de tomillo fresco, de miel, de kétchup, de salsa picante, de salsa de soja y de vino blanco. Mezcla todos los ingredientes bien, introduce las alitas de pollo en el interior del bol y deja que maceren durante un día entero.

Transcurridas las 24 horas, colócalas en un fuente de horno junto con el caldo en el que han estado macerando, para que se horneen durante doce minutos a 250ºC. Mientras se van haciendo las alitas, pincha los pimientos y ve friéndolos en abundante aceite de oliva. Cuando estén listo, déjalos escurrir sobre papel absorbente y añade un poco de sal.

Las patatas las tendrás que poner a cocer en agua con sal durante veinte minutos aproximadamente. Después escúrrelas, pártelas en dos y saltéalas en un poco de aceite de oliva mezclado con un chorrito del caldo usado para macerar y una pizca de pimienta. A continuación agrega las alitas y saltea todo en conjunto.

Para servir, coloca las patatas junto con las alitas en una fuente grande y espolvorea con un poco de perejil picado. Junto a todo ello coloca los pimientos de padrón de guarnición.