Alcachofas rellenas de bacalao

En esta ocasión vamos a preparar unas deliciosas alcachofas rellenas de bacalao, una receta muy ligera y fácil de elaborar, con tan solo unos pocos ingredientes muy sencillos y con la que seguro vas a triunfar, gracias a su sabor extraordinario y su suave textura. En definitiva, un plato perfecto para poner en la mesa tanto en ocasiones especiales como a diario.

Y es que la alcachofa, además de su inigualable sabor, cuenta con numerosos beneficios, por lo que es una receta ideal para todo el mundo, especialmente para las personas más mayores, ya que ayuda a tratar enfermedades como el reuma, el ácido úrico y cálculos en la vesícula. Rica en minerales, vitaminas y antioxidantes, este producto es un verdadero regalo para nuestra salud, de hecho en la Edad Media, era uno de los alimentos más caros y por el que se llegaban a pagar enormes cantidades de dinero.

Por si fuera poco, toda aquella persona que desee perder peso, no debe dudar en consumir alcachofas ya que se encargan de absorber el agua del estómago y sus fibras vegetales ayudan a controlar el hambre aportando sensación de saciedad, algo que favorece la pérdida de peso. Además ayuda en la eliminación de líquidos.

Alcachofas rellenas

Ingredientes

  • Dos alcachofas por persona
  • Bacalao desmigado y desalado
  • Cebolla
  • Pimientos del piquillo
  • Pimiento verde
  • Bechamel

Preparación

Lo primero que hay que hacer, y quizás lo más tedioso, es limpiar las alcachofas. Para ello se llena un bol con agua fría y bien un poco de perejil o un chorro de limón, que consiguen los dos el mismo efecto, es decir, que no se ennegrezcan. Antes de sumergirlas en esta mezcla, se cortan las puntas y el tallo y se quitan las hojas más exteriores hasta llegar a su corazón. Se recorta también la base para quitar su parte dura. Se limpian bajo el grifo y se introducen en el bol con el agua y el ingrediente elegido antes de prepararlas.

Para que nos queden bien tiernas, podemos cocerlas previamente en agua con un poco de aceite y sal durante unos diez minutos antes de meterlas al horno. Mientras tanto iremos preparando el relleno. Para ello se pocha ligeramente la cebolla, se añade el pimiento verde y rojo bien picado y finalmente el bacalao. Se liga todo con una bechamel muy ligera y se reserva.

Con las alcachofas ya algo frías, procederemos a rellenarlas. Para ello puedes aplastar la zona central con ayuda de una cuchara para dejar espacio para el relleno. Encima del mismo puedes colocar un poco de queso si lo deseas.

Para evitar que el queso se queme demasiado en caso de que hayas optado por añadirlo a la receta, coloca un poco de papel de aluminio por encima de las alcachofas antes de meterlas en el horno.

Introdúcelas en el horno durante veinte minutos para que las hojas no queden demasiado duras y sean de lo más comestibles. Transcurrido este tiempo sácalas y tendrás un plato listo para presentar en la mesa.